Partimos de Lima a Ayacucho viajando por lo noche para ahorrar un día de alojamiento y al llegar por la mañana, aprovechamos para recorrer todos los alrededores de la ciudad, entre ellos, tomar desayuno en el mercado. La señora que nos atendió, nos comentó que un atractivo que no debíamos dejar pasar era Huanta y nos dio referencias para llegar allá por nuestra propia cuenta, asi fue que nos dirigimos hacia una estación de carros y regateamos a 8 soles el pasaje.

El viaje demoró 1 hora y media y al llegar a la plaza de Huanta, vimos que había casetas de información para turistas y un chico nos explicó los tours y paquetes que ofrecía. Esto es algo clave que debes hacer, ya que sabiendo un precio comercial, puedes calcular tus gastos y no excederte y ahorrar al máximo.

Entre los sitios turísticos, había un tour hacia el mirador de Cristo Blanco, a 4km de la plaza y como nosotros nos iniciábamos en el trekking pensamos que sería cerca que, según nuestro amigo Google serían 3 horas,  pero termino siendo más de la cuenta. Al subir una colina para llegar a nuestro destino, nos encontró un hermoso atardecer que cubría todo Huanta.

Como ya estaba oscureciendo, nos pusimos las linternas de cabeza y seguimos hasta llegar al mirador. Una vez ahí, observamos una majestuosa imagen de yeso con los brazos levantados que nos acogía y nos daba la bienvenida a nuestra primera noche en esta ciudad. Después de explorar el lugar, decidimos acampar debajo de unas esteras para que nos cubra en caso lloviera.

A la mañana siguiente, despertamos para hacernos un desayuno energético con atún, frutas y así, poder descender hacia la plaza del pueblo y seguir la ruta hacia Luricocha, Ocaña, Razuhilca, Huatuscalle y por último, Santillana.

[cycloneslider id=”ayacucho”]

 

Carla Morán Pacheco
¡Hola!¡Bienvenido a Tirando Dedo! Me llamo Carla y soy backpacker.
Mi país tiene preciosos paisajes y aprovecho la vida dándome vueltas por diversas provincias de Perú, donde toda la bulla se queda en Lima y el paraíso lo encuentro en las montañas, bosques, lagunas y demás. Esta paz y alegría que he obtenido viajando es la que quiero compartir contigo.
Carla Morán Pacheco on FacebookCarla Morán Pacheco on Instagram